Distópolis

El sello Lunwerg Editores publicará este martes 29 de septiembre FRANKENSTEIN de Mary Shelley, ilustrado por Fernando Vicente

 

El sello Lunwerg Editores, perteneciente al Grupo Planeta De Libros, publicará este martes 29 de septiembre la novela FRANKENSTEIN de Mary Shelley, ilustrado por Fernando Vicente.

La obra se publicará en formato tapa dura a color, tendrá una extensión de 288 páginas y saldrá a la venta a un precio de 25,00€. Contará con la traducción de José C. Vales.

Mary Shelley (1797-1851) es una de las escritoras más importantes e influyentes de las letras británicas del siglo XIX. Su poderosa imaginación y su inagotable sed de concimiento le llevaron a concebir FRANKENSTEIN, una de las novelas más leídas y estudiadas desde su publicación. Además escribió otras novelas, como EL ÚLTIMO HOMBRE o PERKIN WARBECK, y un buen número de relatos.

Fernando Vicente (Madrid, 1963) es pintor e ilustrador. De formación autodidacta, empezó su andadura artística en el hervidero de la movida madrileña. Posteriormente se dedicó a la publicidad, sector en el que llegó a ser director de arte en varias agencias. En 1999 regresa al mundo de la ilustración profesional, que ya no ha vuelto a abandonar. Entre sus colaboraciones más populares están sus ilustraciones para El País y en especial las del suplemento Babelia, que le han valido tres premios Award of Excellence de la Society for News Design. Puedes conocer más acerca del autor en su página web haciendo click aquí y en su perfil de Twitter haciendo click aquí.

La sinopsis oficial de esta novela es la siguiente:

“El clásico universal de la mano de uno de los ilustradores más reputados del país. El verano de 1816, cinco personas, entre ellas los famosos poetas Lord Byron y Percy B. Shelley, se confinaron en una villa próxima al lago Lemán y se entregaron a un juego literario consistente en idear el cuento más espantoso que se pudiera imaginar. Aquella noche Mary Shelley, con solo diecinueve años, concibió una historia aterradora y maravillosa, cuyo objetivo radicaba en «que el lector tuviera pavor a mirar a su alrededor, que le helara la sangre y que acelerara los latidos de su corazón».”

Y para finalizar, os dejamos con la portada que luce esta publicación: