Distópolis

Debolsillo reeditará el 4 de julio EL MISTERIO DE SALEM’S LOT de Stephen King

El sello Debolsillo reeditará el 4 de julio la novela EL MISTERIO DE SALEM’S LOT de Stephen King, su segunda novela publicada originalmente en 1975 y que a España llegó inicialmente con el título LA HORA DEL VAMPIRO. Esta historia ha sido adaptada en dos ocasiones a la televisión: una miniserie en 1979 y un remake de la misma en 2004.

Stephen King es autor de más de cincuenta libros, todos ellos grandes éxitos internacionales. Sus obras más reciente incluyen EL VISITANTE, BELLAS DURMIENTES (escrito a cuatro manos con su hijo Owen King), EL BAZAR DE LOS MALOS SUEÑOS, la trilogía de Bill Hodges (FIN DE GUARDIA, QUIEN PIERDE PAGA y MR. MERCEDES), REVIVAL, DOCTOR SUEÑO, y LA CÚPULA. Su novela 22/11/63 (convertida en serie de televisión) fue seleccionada por The New York Times Book Review como uno de los diez mejores títulos de 2011 y ganó el premio de Los Angeles Times en la categoría de Misterio/Intriga. Las adaptaciones de sus grandes novelas LA TORRE OSCURA e IT han sido éxitos cinematográficos. En 2014 recibió la Medalla Nacional de las Artes y, en 2003, el galardón de la National Book Foundation por su distinguida contribución a las letras norteamericanas. Vive en Bangor, Maine, con su esposa, la también novelista Tabitha King.

La obra saldrá a la venta en formato rústico con sobrecubierta, con una extensión de 528 páginas y se podrá adquirir a un precio de 15,95€.

La sinopsis oficial de la novela es la siguiente:

“Ben Mears había entrado en la casa de los Marsten. Quizás había sido el único en entrar allí. Lo había hecho veinte años atrás, por una apuesta infantil, y lo que vio entonces aún poblaba sus pesadillas. Y ahora, como escritor consagrado, había vuelto a Salem’s Lot para exorcizar su fantasmas. Porque Salem’s Lot era un pueblo tranquilo y adormilado donde nunca pasaba nada extraordinario, excepto la vieja tragedia de la casa de los Marsten. Y sus fantasmas estaban desapareciendo. Porque no pasaba nada.

Hasta que empezó a pasar. Hasta que apareció el perro muerto colgado de la verja del cementerio. Hasta que el misterioso hombre delgado, calvo y frío que no empleaba luz eléctrica se instaló en la casa de los Marsten e hizo que le dejaran aquella caja en el sótano. Una caja con demasiados candados, por muy valioso que fuera el antiquísimo aparador que según la factura contenía. Demasiados candados y una tensión que se mascaba, un terror que cubría de sudor frío. Y los niños empezaron a desaparecer, los animales morían desangrados y la onda expansiva del horror vació el pueblo y se los dejó a ellos. Quienes quiera que fueran. Ellos.

Y para finalizar, os dejamos con la portada que lucirá esta publicación: